Reciclaje de residuos

Las botellas de agua

Sin duda uno de los formatos que más éxito ha tenido a la hora de transportar bebidas por cualquier parte, son las botellas de agua, en especial, las de plástico. Una botella de agua, es probablemente uno de los objetos que actualmente, cuenta con más variantes en el mercado. Si te pones a pensar, seguramente te vengan a la memoria una gran cantidad de modelos y, ya no solo estamos hablando del tamaño, sino también de diferentes modelos o formas que tienen para dosificar el agua, por ejemplo, en spray o a modo de sifón. Si te falla la memoria, en https://www.botellasagua.com/es/ encontrarás una importante selección de botellas, en donde, además, seguro que encontrarás más de un modelo interesante.

¿Cuál es el modelo perfecto?

Realmente no existe un modelo perfecto a la hora de elegir un modelo de botella de agua. Existen tantas opciones en el mercado, que cada una se adapta de forma excelente a una circunstancia. De hecho, existen millones de posibilidades a la hora de elegir una botella de agua. Por si fuera poco, las botellas de agua también cuentan con varios accesorios que se pueden incorporar a las mismas, para mejorar la funcionalidad de estas.

De esta manera, si lo que estás buscando es una botella de agua que llevarte a todos los lados, lo mejor será una opción de plástico y con tapón. Estas botellas, son más resistentes y, además, te permiten guardarlas con total comodidad sin temor a que su contenido se pueda verter. Por otro lado, si lo que buscas es una botella de agua más formal, debido a que vas a dar una cena elegante, la mejor opción es elegir una botella de cristal. En este caso, tienes varios modelos a tu disposición, por lo que elige el que más interesante te resulte.

¿Tienen uso más allá de su función?

Otra de las particularidades que tienen las botellas de agua, es el uso infinito de estas. Este uso se puede deber a dos factores, uno el del reciclaje, independientemente de que se trate de un modelo de vídeo o de plástico y otro al cambiar de utilidad. El segundo uso, sería reutilizar la botella para adaptarla a una nueva utilidad.

Por poner varios ejemplos, una botella grande, lo que sería una garrafa de agua, puede convertirse en una maceta improvisada o, por ejemplo, una pequeña botella con pulverizador, puede ser perfecta para refrescarnos o agregar en ella algo de perfume.

Sea como fuere, resulta bastante habitual encontrarnos mensajes en las botellas de no rellenar. Rellenar una botella es darle un segundo uso y, por supuesto, no tiene porqué ser necesariamente de agua. Podemos utilizarla para guardar detergente, jabón o cualquier otro líquido que queramos mantener en un envase más cómodo como es el de una botella de plástico.

En definitiva, pocos utensilios existirán sobre la faz de la tierra, que nos permitan sacar más uso que una botella de plástico. Con un poco de imaginación, tendremos todo lo que necesitamos al alcance de nuestra mano.


© Redcicla.com
Recicla, el reciclado es nuestro futuro, reciclando mejoramos todos.
Reciclando desde 2002.