Redcicla recicla desde 2002 Inicio | ¿Qué es Redcicla? | La mascota Reciclín | Publicidad | Contacta | Buscar en la web  

Estimación inmobiliaria: la consideración del diagnóstico energético.

Estimar un inmueble a un precio justo no siempre es fácil. Y ahora también es importante tener en cuenta el consumo energético de la casa. En este artículo, analizaremos el impacto del diagnóstico de eficiencia energética en el valor de una vivienda y en la tasación de inmuebles

¿En qué consiste el diagnóstico energético de una casa?

En el marco de la venta de una casa o de un apartamento, el diagnóstico energético, sea bueno o malo, influye en el precio de venta y por lo tanto en la tasación de inmuebles. Calidad y estado del aislamiento, de las puertas y del sistema de calefacción: estos criterios pueden valorar o depreciar una casa o un apartamento. Como parte de la iniciativa europea de lucha contra el cambio climático, este diagnóstico señala el consumo de energía de una vivienda, así como la cantidad de gases de efecto invernadero que ésta emite. 

El resultado: una nota que va de A a G que es obligatorio comunicar para la venta de un bien y de indizar al compromiso y luego al documento público. Este diagnóstico es realizado por una empresa especializada, pero el agente inmobiliario, gracias a su experiencia y su ojo sabio, debe poder anticipar una buena o mala nota en el momento de estimar el precio de venta.

El año de construcción: un primer indicador

Al estimar el valor de un inmueble, la fecha de construcción es un indicador valioso. Gracias a los avances en materia de construcción, en particular en la elección de los materiales, las prestaciones energéticas son necesariamente mejores para una vivienda reciente que para una construcción de los años 60 o 70. Durante un proceso de tasación de inmuebles, los profesionales de bienes raíces siempre tienen en cuenta el año de construcción de la vivienda. 

Aislamiento, calefacción y agua caliente: factores clave

En el momento de la tasación de inmuebles, es primordial preguntar al propietario sobre las características técnicas de su vivienda:

  • ¿Cuál es el material de construcción (ladrillo, hormigón, madera)?
  • ¿Qué tipo de aislamiento se eligió (lana de vidrio, roca, fibra de madera, poliestireno)?
  • ¿Dónde se ha colocado (paredes, áticos, suelos, tejados)?
  • ¿Los marcos son de vidrio simple o doble?
  • ¿Son de madera, PVC o aluminio?

Las respuestas a todas estas preguntas permitirán evaluar el confort térmico de la vivienda.

El calor se escapa de una casa mal aislada por los aleros y la cubierta (30%), por las paredes (25%), por las ventanas (10-15%) y por el suelo (7-10%). La calidad del aislamiento afectará fuertemente la calificación energética de una vivienda. El tipo de calefacción también tiene un impacto. Una vez más, hay que comprobar el sistema en su lugar: electricidad, gas, bomba de calor, geotermia, madera o solar. 

Los viejos convectores eléctricos no ofrecen el mismo confort que los radiadores inerciales de última generación. Y de manera muy concreta, la factura energética no será la misma. También es necesario comprobar la presencia o no de un sistema de calefacción complementario durante el proceso de tasación de inmuebles. Por ejemplo, una estufa de leña o una chimenea de inserción. Es siempre un activo que participa en la valorización de un bien. Por último, como en el caso de la calefacción, el sistema de producción de agua caliente es un factor de la ecuación energética. Una casa equipada con un calentador de agua termodinámico se valorará lógicamente mejor que una casa con un globo eléctrico cansado.

Un impacto significativo

El conjunto de características permitirá anticipar la nota. Y, al mismo tiempo, enumerar los posibles trabajos a realizar para obtener una comodidad óptima. Hay que saber que una mala calificación siempre tiene una incidencia: bien gastos elevados, bien el coste de las obras. En ambos casos, esto repercute en el resultado de la tasación de inmuebles y por lo tanto en el precio estimado de la casa.

© Redcicla.com     Recicla, el reciclado es nuestro futuro, reciclando mejoramos todos.    Reciclando desde 2002.